LA CRIA DE ALIMENTO VIVO: EL GUSANO DE LA HARINA

cultivo
Por: Observador Segunda parte

Su cría es una de las más sencillas y baratas, proporcionando una abundante cantidad de alimento durante todo el año. Se pueden aprovechar tanto las larvas como las ninfas. Para usar estas últimas como alimento para animales que solo atacan presas que se mueven, basta sujetar la ninfa por su extremo más puntiagudo. La ninfa se moverá y será capturada como cualquier otro insecto. Los escarabajos en general son demasiado duros-y-son-rechazados.

Estos insectos son muy resistentes, y proporcionándolos una temperatura adecuada, se reproducen en abundancia. Para conseguir un nivel adecuado de multiplicación a una velocidad suficiente, la temperatura debe oscilar entre 25º C y no más de 32º C. Para la cría hay que mantener como mínimo dos recipientes independientes (en caso de que uno de ellos se nos contamine siempre podremos reponer la cepa desde el segundo).
Los recipientes pueden ser de plástico o cristal (una acuario o terrarios pequeños) con unas dimensiones de 40x20x25 cm. Pueden ir provistos o no de una tapa de tela metálica fina. Estos escarabajos no vuelan y para evitar su fuga en caso de no tener tapa sería suficiente con colocar un bastidor de 4 cm de madera lisa o vidrio que sobresalga hacia el interior. Además, en caso de fuga, estos animales no llegan a generar una plaga en nuestros hogares. Pese a esto, no esta de más colocar una tapa, y la diferencia de coste no es grande.

Para la calefacción pueden emplearse varios métodos como son:
• Cables o esterillas calefactoras. Las esterillas están disponibles en varios tamaños con distintas potencias según necesitemos aumentar más o menos la temperatura. Se colocan bajo el recipiente, pero cuidado, puesto que pueden calentar en exceso el substrato y en el caso de recipientes plásticos pueden llegar a fundirlos. Para las esterillas se hace indispensable el uso de un termostato enterrado en el substrato. Los cables calefactores son menos peligrosos puesto que se calientan menos. Pueden colocarse enterrados en el substrato o bajo el recipiente. También los hay de distintas potencias.
• Calefacción mediante bombillas: Es el método más barato y según mi opinión el que mejores resultados da con respecto a su coste. La instalación es tan sencilla como colocar una o varias bombillas de filamento a una distancia suficiente del fondo para evitar que el calentamiento sea excesivo. Se puede usar una bombilla que previamente habremos pintado de negro en frío, aunque personalmente no me gusta demasiado esta idea puesto que se calienta mucho y la pintura no siempre aguanta bien las elevadas temperaturas. Otra opción adecuada es introducir la bombilla dentro de una lata o un tiesto de barro. Con unos 40 W suele ser suficiente en la mayoría de los casos. Cuidado nuevamente si queremos usar este método en cubetas de plástico, pues el calor puede fundirlas. En estos casos es preferible colocarla fuera de la cubeta.

En ambos casos se hace recomendable el uso de un termostato para evitar posibles disgustos. Por lo expuesto, es preferible usar recipientes de cristal.
El substrato se prepara de la siguiente manera: sobre el fondo del recipiente se coloca una capa de gravilla para drenaje de 3 ó 4 cm de espesor. En esta capa enterraremos parcialmente un trozo de esponja. Hay que prever un tubo de plástico o dejar en una esquina un espacio con arena para poder añadir agua directamente a la gravilla. Sobre esta colocamos una capa constituida por una mezcla de salvado, harina, pan triturado a partes iguales y opcionalmente trozos pequeños de corteza de pino. Esta mezcla sirve, además de como substrato, como alimento para los tenebrios. En la mezcla es necesario que haya una fuente de proteínas animales. Hay varias posibilidades; se le puede añadir harina de carne o de huesos, que podemos hacer nosotros mismos machacando hasta reducir a polvo un hueso de jamón o de ternera. Otra opción es añadir alimento seco para perros o gatos (el pienso corriente y moliente del supermercado) triturado, pero sin reducirlo a polvo (les encanta tanto a las larvas como a los escarabajos). El contenido de estos componentes en la mezcla no debe ser alto (alrededor del 10%). Hay gente que además añade otros componentes como la harina de maíz, bizcochos o galletas triturados (un autentico festín para los tenebrios). El añadir un complejo vitamínico / mineral siempre es recomendable. Resumiendo, respetando los componentes esenciales (tienen que llevar harina, salvado y pan triturado y una pequeña cantidad de alimento proteico con una fuente de Calcio) podemos preparar nuestra propia formula. También se les puede suministrar de vez en cuando alimentos como trozos de manzana, patata cruda, zanahoria y lechuga (OJO lavemos siempre muy bien estas verduras para asegurarnos que no contengan restos de insecticidas que puedan dar al traste-con-nuestra-cepa-de-cría).

Es recomendable preparar una cantidad grande de substrato/alimento puesto que se conserva bien en un lugar fresco y al abrigo de la humedad y nos ahorraremos trabajo haciéndolo-de-una-vez.

El espesor de la capa de mezcla será de 2 ó 3 cm y en ella enterraremos algunos trozos de pan duro. Sobre la superficie colocaremos en algunos puntos trapos viejos para que-sirvan-de-refugio-y-lugar-de-puesta-a-los-escarabajos.

Los recipientes de cría han de colocarse en un lugar cálido y al abrigo de la luz.

Con respecto a los cuidados, estos son simples. Basta con tener una única preocupación, que es mantener la higiene. A las temperaturas y humedades de cría los alimentos se pudren rápidamente, dando lugar a olores indeseables que no tendrían por qué estar presentes. Además, pueden crecer hongos que afecten a nuestras cepas.

Hay que retirar cada 2 ó 3 días los trozos de verduras no consumidos. La esponja ha de regarse todos los días para mantener una humedad relativa del 75% – 80% (nunca en demasía puesto que un exceso de humedad es perjudicial). La experiencia nos indicará cuanta cantidad de agua hemos de añadir, pero el substrato nunca debe aparecer excesivamente húmedo, apelmazado u observarse la aparición de hongos. La esponja ha de lavarse con agua limpia cada semana. El substrato y los trozos de tela han de sustituirse totalmente cada 2 meses. Para recuperar los animales que se encuentren en el substrato basta con pasar la mezcla por un tamiz fino y sacudir las telas. Dejaremos después esta misma mezcla y trapos en el recipiente y repetiremos la misma operación a los 15 días para recoger los animales que pudiesen haber salido de los huevos que nos hubiésemos dejado.

El ciclo del tenebrio a 28º C dura aproximadamente lo siguiente: 10 días la incubación, 10 semanas el periodo larval, 20 días el estadio ninfal y los escarabajos no suelen vivir más de 20 días. Lo que nos da un total de alrededor de 3 meses en completarse un ciclo. Esto quiere decir que a partir del 5º ó 6º mes del inicio de nuestra cría-podremos-empezar-a-recoger-larvas.

La siembra inicial ha de hacerse con unas 100 larvas por recipiente. Basta con depositarlas en el criadero. Los gusanos de la harina pueden adquirirse en tiendas de animales. Si después de empezar el aprovechamiento de las larvas observamos que la población no crece al hacer los cambios de substrato, eso quiere decir que estamos sobreexplotando esa cepa. Lo ideal es mantener un consumo tal que la población permanezca estable. Podemos disponer de tantos criaderos como sean necesarios, pero en general con dos habrá suficiente si no tenemos un número de animales muy elevado.

Déjanos tus comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copy this code

and paste it here *