La buena educación III


Si no desean vendernos lo que nos interesa, es mejor salirnos de buena manera, con educación. Por alguna razón no siempre nos venden lo que buscamos, o nos encontramos con algo distinto a lo que esperamos y no vamos a invertir en algo que nos costó tanto esfuerzo ganar, para que sólo por pena nos sintamos comprometidos a comprar. Sin embargo, ser educados y dar las gracias, no nos quita nada.
Hablar con honestidad
Ser honesto y claro con el criador; platicarle lo que buscamos. Esperamos recibir lo que damos, y si expresamos nuestras necesidades con sinceridad, un criador honesto nos dirá si posee o no lo que buscamos y no tratará de vender por vender. Recuerdo un conocido que tenía todas las mal llamadas “razas” cuando le telefoneaban para comprarle ofrecía desde Warhorse (caballos de guerra),Claret, kelso, todas las líneas de hatch, hasta hijos de halconcillos, chachalacas… ¡de todo! Tan sólo señalaba el gallo que más se pareciera a lo que indagaban y listo.
La gran sabiduría
No llegar queriendo demostrar que nos las sabemos de todas, todas.
Algo que molesta o nos juzga de locos es querer presumir que sabemos mucho de gallos, que somos doctos en temas-sea cierto o no-. Por dar un ejemplo, usamos, palabras que a veces ni siquiera entendemos y preguntamos si tal animal que nos gustó es “puro”, ya que todos nuestros sementales son “puros “y queremos seguir “con puros puros”.
Los criadores y partidos tienen prácticamente toda su vida oyendo eso. A veces hasta da pena ajena, pues no son las palabras, sino la intención lo que nos hace ver mal.
Ante todo el respeto
Debemos respetar a todo el personal de la gallera, pues a veces serán los pastores u otras personas quienes nos mostrarán lo que buscamos. Por alguna razón, ocasionalmente creemos que podemos hacer menos a los encargados de atendernos y suele suceder que nos dirijamos de una manera descortés u ofensiva. Recordemos aquel dicho: “no hay que pelearse con la cocinera”, porque a veces es más importante su función, quela del dueño del restaurante. Incluso al final podríamos hasta darles una propina, quedando ellos agradecidos y contentos cuando nos vuelvan a ver.
Transmita confianza
Haga sentir que los gallos y gallinas quedarán en buenas manos, pues muchas veces no nos venden lo mejor, no por egoísmo, sino porque hacerse de buenas sangres es producto de mucho esfuerzo, para que las convirtamos en basura al siguiente año.
Recuerde que un gallo excelente que un gallo excelente cuesta un huevo, único y especial. Podremos incubar cientos, pero de ellos sólo algunos pocos pollos podrán se ases o súper ases cuando lleguen a caer en manos irresponsables. Tengamos en cuenta esto y darles siempre lo mejor que podamos.

Déjanos tus comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copy this code

and paste it here *