Gallos de combate en Sudamérica

Por: Observador                                                                                                                          _DSC0410_zpse0de1fc5

EL GALLO BULICO (JABAO) DE PUERTO RICO

En Puerto Rico las peleas de gallos son sinónimo de un color de pluma: RUBIO.

Aun existiendo plumas como la ceniza, el camaguey, pinta y blanca; el pueblo gallístico las mueve a un segundo plano para situar el color representativo de una elite base de la tradición: el color rubio. En las difíciles vallas puertorriqueñas gallos de “plumaje inferior” han demostrado que en la lidia son tan buenos como los gallos rubios, venciendo a estos en renidos combates de apasionado desenlace. La misma historia gallística puertorriqueña nos presenta a gallos de “plumaje inferior” que han pasado a su eterno recuerdo en cada uno de los amantes del deporte de los caballeros. EL MARISCAL (gallo negro de patas verdes), Pepe Toledo de Arecibo, era el dueno, EL GALLO NEGRO CALCUTA, EL GALLO PINTO TACHUELO y MEDIO LUTO (gallo de pluma negra). Muchos deportistas dicen que el color de la pluma es importante, mas luego se

EL GALLO CRIOLLO DE ECUADOR

Me imagino que como en otros países poseemos los conocidos “gallos criollos de pelea” en mayor o menor escala, las denominaciones en sí pueden ser varias, más lo interesante es adentrarnos un poco acerca de lo que ello implica. Si bien es cierto nuestro país sufrió como toda América, una serie de invasiones como transformaciones, la fiebre del oro, la conquista de las tierras que este nuevo continente trajo consigo, que decir entonces de la introducción de productos como: el trigo, caballos, entre otros productos y por supuesto los gallos de pelea españoles en los sitios que ellos estuvieron presentes. Lo señalan para ejemplo algunos relatos que Hernán Cortéz en su paso de conquistador llevaba a bordo algunos especímenes de pelea. Que sucede con dicha introducción: se produce  casi o similar historia en varias regiones, fue creciendo la afición, desde luego suponemos ya que hemos pasado el proceso de esclavitud, colonización, feudalismo y nuevas formas sociales que las vivimos ahora  llamémoslas Socialismo, Comunismo o simplemente capitalistas.  Bien, algo que no pasó desapercibido por el criollo o mestizo, el individuo normal y corriente, ojo sin distingo de clase económica, social, religiosa desde luego, ya que a todos nos afecta directa o indirectamente, la serie de transformaciones que seríamos objeto; uno de estos productos del proceso anterior sin duda fue el observar las bondades de los gallos de pelea venidos de España. Surge pues entonces el deseo innato entre tantos, de poseer al menos un ejemplar para mejorar lo que se tenía, se recurre entonces entre varias de las formas, hasta ahora practicadas tales como: Comprar al menos un huevo para hacerlo empollar con alguna gallina, a los amigos, tratando de convencer a los cuidadores, desde luego se hace presente el robo de ejemplares que nos debe haber pasado a todos en el peor de los casos, la venta, el cambio, trueque y muchas transacciones que se podrían enumerar cuyo fin: obtener los mejores ejemplares, valiendo por esta ocasión mencionar el principio  maquiavélico: “El fin justifica los medios”. Que sucede entonces, surge una raza conocida como “gallo criollo de pelea”, en mi país los conocemos en muchas galleras como “guaruchos”, es decir, gallos con presencia como tal, pinta, forma de pelea, cuyos rasgos definitivos son su apariencia abrupta, desalineada, cabezón, feo diría un amigo, gallo que mete las patas de forma ligera y rápida, gallo que se esconde bajo el adversario; de golpe y porrazo levanta las patas para tratar de culminar con la pelea, muchas veces lográndolo exitosamente. Cosa curiosa en nuestro país y ciudad he visto que gente poseedora de este tipo de ave gusta echarle a gallos hermosos y vistosos de líneas definidas, como la española o gallo enrazado gracias a padrotes de otros países, los resultados, muchas veces: estos gallos desgarbados han salido triunfadores, no siempre pero como en todo ” tuvo su temporada”, algunos hasta por su falta de finura han corrido. Hasta aquí me he remontado hace por lo menos diez a quince años atrás, en que con jóvenes como yo formábamos una buena “gallada” de amigos, reuníamos dinero y apoyamos a nuestro gallo criollo, la satisfacción fuera del resultado, tenía un significante especial entre nosotros. Volviendo al gallo criollo se puede observar que presentaban características señaladas tales como cabeza gruesa, enseguida el comentario entre el aficionado norio: ” tiene de asil”, o le veíamos pata, cara, hasta ojos de color negro, enseguida “debe ser bankiva”. Que es lo que en realidad sucede, puede ser que en verdad en el fondo de su genética sea el resultado de algún gen hereditario que quedó por allí, en algún momento alguno de sus ancestros efectivamente lo fue, muestra de ello el aporte genético y característica observada después de varios cruces, lo que definitivamente pesará a futuro sin duda alguna en los resultados en mayor o menor escala; más estudios de genetistas como Felch, corroborarían este tipo de criterio. Sepa Dios el origen del cruce de estos gallos criollos, quien quita que algunas veces podamos observar o conocer de gente que obtuvo crías al sacar de un gallo “fino” con alguna gallina de las de campo, que nada tiene que ver con la gallina fina, pero el resultante está allí, se tienen ejemplares de rasgos semejantes al gallo fino, hasta pelean, cuantos chascos nos habremos dado al ver que nuestro gallo corra  al sentir castigo, resultado obvio del empirismo y falta de conocimiento. Hecho hasta aquí una breve serie de reflexiones, quisiera señalar el valor social que implica en la familia aficionada a los gallos: El criar los gallos criollos se vuelve parte del  patrimonio familiar, un arte el mejorar la raza que se posee, todos de manera directa e indirecta colaboran, el dar de comer, cambiarles agua, sacarlos al sol, entrenarlos, todos tenemos un espacio y lugar, el éxito como alguna vez señalé radica en ver cuál de estos talentos puedo aprovechar, desde luego acotaré que el empirismo nuevamente se ha hecho presente en principio para ser reemplazado por la tecnología que la era moderna nos ofrece. Alguien señaló alguna vez que “El diablo sabe más por viejo que por diablo”, cito esta parte por cuanto hemos palpado gente que vive en el campo o en la ciudad sea de la serranía como la costa, que ha obtenido excelentes resultados en cruzas, sino veamos también en el forum, se han emitido comentarios al respecto, de que alguna vez nuestros abuelos, o simplemente los viejos galleros emitían su comentario para el cruce de determinada pareja de aves, ¿cómo los curaban, desparasitar o alimentaban?, sencillamente con hierbas, con manteca de chancho, en fin una serie de métodos naturales que se fueron volviendo ciencia, desde luego la ciencia es ciencia.

El gallo criollo ecuatoriano, ha quedado en su manera pura como tal, sin mezclas es ya parte del patrimonio nacional como en otros países lo puede ser. En un buen porcentaje en los sitios más recónditos de mi país aún se los juega, hasta se nos hace fácil pensar que llevando “gallos mejorados” les podríamos ganar, más la prudencia nos mantiene expectantes; En mi país se ha dado paso a gallos más finos, veloces, gallos que lanzan pico hasta cuando sus fuerzas lo permiten, surgen criadores de prestigio como: El señor Pepe Berrú, Galo Bayas, Cristóbal Zabala, Alfonso Villaroel, Víctor Reyes, el Lic. Eduardo Mahuatt hermano de nuestro Presidente actual, Samuel Belletinni, el Ing. León Febres Cordero, ex Presidente de mi país,  Dr. Rosas, entre tantos que me sería imposible señalar, quienes han hecho un esfuerzo para importar aves de calidad; muchos traen gallos de Rep. Dominicana, Colombia, que por distancia era más fácil hacerlo, gallo de España y de otros países más posteriormente; los siguieron cruzando según el sitio, tipo de juego y demás, no dejó tampoco abandonado totalmente al “gallo criollo”, se lo cruza y mejora la raza un proceso que lleva años, pues las circunstancias así lo amerita, obteniéndose ejemplares rápidos, heridores, ligeros de pico, que le han dado ese toque especial a la pelea rápida, recuerdo al amable lector que las reglas fijan un tiempo de 15 minutos en mi país, muchas de ellas terminan antes de los cinco a siete minutos, entonces diríamos que nuestro gallo es ligero y ha cumplido con muchas de las expectativas planteadas de quienes los compraron, cruzaron, criaron y jugaron sus aves tanto a nivel local como internacional.

Algo que he podido observar de cruzar gallos criollos o gallinas es el magnífico resultado que ha dado al ligar con buenos ejemplares traídos de Chile, España y Colombia por ejemplo, son aves fuera de serie, no con ello implico que solo de estos países se han producido buenos ejemplares, lo que pasa es que predomina esta sangre por gusto de quien casta, ya que también he observado gallos cubanos cruzados con nuestros criollos, los resultados a nivel local son agradables, comentarios que los procuro hacer fuera de pasionismo, sino que llevan en sí un recopilación del gallo criollo que teníamos con relación al de ahora. Hemos avanzado bastante y eso en sí es reconfortante. En el campeonato mundial a realizarse en Perú será sino el 100% de la verdad en cuanto a nuestras crías, al menos podremos observar el resultado de una serie de cruzas producidas en mi país durante los últimos años, el tiempo podrá  aseverar lo señalado o desmentirlo.

Como último vale señalar que existimos una nueva generación de jóvenes, en lo particular estoy cerca ya de los 36 años,  me he podido topar con gente que cree y está consciente, como alguna vez me señalaba mi amigo el Sr. Fernando Medina de que: “el gallero grande debe dar la mano al pequeño”, al empirismo lo vamos dejando atrás, el egoísmo queda atrás, esto se vuelve saludable por cuanto obliga a cada individuo a mejorar lo que se tiene, solo es cuestión de tiempo, trabajo y buena voluntad.

Disculpen por el comentario y descripción un tanto larga pero vale la pena exponerlo a quienes formamos parte del forum algo acerca del gallo criollo de mi país._DSC0410_zpse0de1fc5

Déjanos tus comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copy this code

and paste it here *