EL CUIDO DUKE HULSEY

35FDB32B-EFDB-40C5-92B8-4D5C00FC2D74
En 1961 apareció un folleto de Ovid Mikell, de Florida, donde hace una clasificación de los más destacados criadores en esos tiempos, basado en una encuesta que se llevó a cabo en las revistas Feathered Warrior y The Gamecock de Estados Unidos. Ovid Mikell, aficionado a los gallos y muy ligado a estos en USA por ser fabricante y vendedor de medicamentos, implementos y accesorios afines a la fiesta de gallos, empieza por mencionar en primer lugar a: DUKE HULSEY. Hulsey nació en 1906; a la edad de 15 años dio su primera pelea de gallos en Fort Worth, Texas, desde entonces empezó a criar sus propias aves. Duke había llegado a la cima como criador, preparador (artículo que presentamos) y jugador de gallos. Tal vez lo más destacado de Hulsey fue su ojo clínico, su visión para seleccionar los mejores gallos y, sobre todo, su habilidad para entrenarlos. No en balde gano tres torneos en Orlando, Florida, Meca de la gallística norteamericana en ese entonces. Hulsey puso su mayor atención en obtener buenos gallos, peleadores, cortadores sin entrar en una línea definida. El resto lo hacia su especial sentido para seleccionar y prepararlos para el combate, buscaba buenas características para el combate: fortaleza, habilidad, rapidez, cortador y estilo de pelea. Duke Hulsey se retiró de los gallos en los años 70, pero en los años 80, ya en avanzada edad, regresó con su carga de conocimientos y experiencia, fue un verdadero deportista, que además de jugar gallos, jugo golf, carreras de botes marinos y aficionado a las carreras de caballos, pero siempre volvió a su primer amor: las peleas de gallos. Hulsey será recordado como uno de los más grandes criadores y jugadores de gallos que jamas hayan existido.
EL METODO DUKE HULSEY
Antes de todo, queremos decir que cada criador tiene su manera de preparar y pone a punto sus gallos para la pelea, pero existen métodos tradicionales y eficaces que nos pueden servir, EL “DUKE HULSEY” es un método americano; Con un programa de selección, alimentación, acondicionamiento y trabajo de gallos de pelea.
ACONDICIONAMIENTO
Construir una casa es una obra, pero darles los últimos toques es muy diferente. Lo mismo se puede aplicar a la crianza y al acondicionamiento de las aves de pelea. Criar una buena familia de aves de pelea, bien conformada, bien cortadores, toma meses y años de trabajo en planificar y seleccionar. El ponerlos a punto de pelea es simplemente la demostración de toda habilidad de estas aves. El método correcto de acondicionamiento o preparación es uno de los más importantes factores, porque permite al gallo utilizar todo su potencial.
El siguiente programa de acondicionamiento y alimentación ha sido usado por los mas destacados galleros de la historia. Actualmente se sigue utilizando, porque es un método simple que ha demostrado buenos resultados.

SELECCION DE LAS AVES
No opinaremos sobre crianza, combatividad y conformación al seleccionar el plantel para pelear. Esto debió pensarse antes. Toda ave que está probada, de no rendir para la pelea, debió ser eliminada. Toda ave mal conformada debe ser eliminada cuando joven.
Al seleccionar su animal hay dos factores primordiales:
SALUD: Al igual que cualquier atleta solo cuando están en lo máximo de su salud, sus gallos pueden pelear mejor. Para determinar la salud de un gallo revise lo siguiente: la cabeza deberá tener un color rojo sangre profunda; Ojos rojos y brillantes; plumas con apariencia lustrosa y brillo; la apariencia general y acción deberán ser agresivas y de alerta.
BUEN PESO: Para obtener los mejores resultados con este método, las aves deberán tener buen peso al ponerlas en el cuartel de entrenamiento.
ALIMENTACION
En la preparación, se les da la misma comida mañana y tarde.
FORMULA DE SUPLEMENTO ALIMENTARIO
Avena, maíz, alimento de palomas, clara de huevo cocido y carne sancochada. A cada gallo se le da una cucharada sopera bien llena de esta mezcla mañana y tarde.
La cantidad y preparación de estos ingredientes es la siguiente: 1/3 de avena; 1/3 de maíz quebrado; 1/3 de comida de paloma; una clara de huevo cocido por cada cinco gallos; una taza grande de carne por cada veinte gallos; (nota: los tres días antes de la pelea se les quita la carne); una lechuga grande para veinte gallos; (nota: no se les da lechuga si han tenido otro verde el mismo día).
TRABAJO DE LOS GALLOS
Primer día – Póngales agua en los bebederos a los gallos en el lugar que van a permanecer y déjelos solos.
Segundo día – En la mañana hay que darle 40 revuelos a cada gallo. Frótelos suavemente mientras los lleva a su revolcadero y los saca después de que estén en ellos 15 minutos. Guarde los gallos y dele su comida y agua. A medio día que cada gallo arañe quince minutos. En la tarde proceder igual que en la mañana.
Tercer día – Igual que el segundo día.
Cuarto día – En la mañana párese a un metro de la mesa de trabajo con el gallo en manos y hágalo volar hacia la mesa unas cuatro o cinco veces. No volara más en este día. Haga esto todos los días hasta que el gallo se acostumbre a hacerlo unas diez veces. Ahora, dele 50 revuelos en la mesa. Que arañe quince minutos. Cuando todos los gallos estén guardados, deles agua y comida en la mañana y tarde.
Quinto día – Igual que el cuarto día.
Sexto, séptimo, octavo y noveno día – En la mañana vuele los gallos hacia la mesa unas diez veces. Deles 60 revuelos en la mesa. Frótelos en camino a los revolcaderos. Que revuelquen diecisiete minutos. Luego que todos los gallos hayan sido trabajados, deles de comer y agua. A medio día que arañen quince minutos. Tarde, igual que la mañana.
Décimo y undécimo día – En las mañanas, dejar que los gallos vuelen a la mesa cinco veces. En la mesa 60 revuelos, frótelos en camino a los revolcaderos, donde estarán quince minutos. Luego comida y agua. Al medio día que arañen quince minutos. En la tarde igual que en la mañana.
Duodécimo día – No se vuelan hacia la mesa. Dele veinticinco revuelos en la mesa. Frótelos y que arañen quince minutos. Agua y comida.
Décimo tercer y décimo cuarto día – No se vuelan hacia la mesa. De veinticinco revuelos en la mesa. Frótelos y que arañen cinco minutos. En la tarde, igual que en la mañana.
Décimo quinto día – Supongo que es el día anterior a la pelea. El gallo no se trabaja. Que arañe cinco minutos en la mañana y tarde. Dele su comida acostumbrada y cuatro tragos de agua mañana y tarde. El día de la pelea se recomienda no dar comida ni agua. Puede sacarlo del casillero en la mañana, masajearlo y devolverlo al casillero.

Déjanos tus comentarios

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copy this code

and paste it here *